jueves, 9 de septiembre de 2010

CARTIER.

Originalmente un diamante en bruto tallado en Sudáfrica en 1966 con un peso de 240:80 quilates. Perteneció a Harry Winston, quién lo mando tallar en forma de pera con un peso de 69:42 quilates. En 1969 lo adquirió en una subasta de Parke-Bernet (Nueva York) la casa Cartier, que lo bautizó con el nombre de la firma. Al día siguiente lo compró Richard Burton para regalárselo a su entonces esposa Elisabeth Taylor. En 1979 Elisabeth Taylor lo revendió a los joyeros Lambert Bros de Nueva York, quienes lo rebautizaron con el nombre "Cartier Burton".

No hay comentarios:

Publicar un comentario