sábado, 2 de octubre de 2010

ART-DECO.


En estas fotos, podeís apreciar varias piezas del estilo Art-Deco, realizadas por algnos de los joyeros que hemos reseñado en esta pequeña historia.
Podemos ver pendientes, sortija y broche.

El Art-Deco, fecundo capítulo de la historia de las artes aplicadas, se considera hoy
como el último estilo verdaderamente suntuoso. Aunque el Art-Deco se desarrolló
especialmente en el campo de las artes aplicadas, la mayoría de sus influencias proceden de la arquitectura, la pinturta y la escultura. Puede considerarse como el primer estilo del siglo XX que llegó a ser internacional. Al nacer en el momento en que lo hizo, el estilo Art-Deco tuvo la posibilidad de adaptarse a cualquier objeto hecho por el hombre y de extenderse rápidamente gracias a los nuevos medios de comunicación. Por último, y lo que es más importante, fue el último estilo total.
En este apunte, que, hoy os hago del movimiento ART- DECO, os informo de  lo que este movimiento significó para el arte en general. Este nombre fue tomado de la "Exposición Internationale des Arts Decoratifs et Industriels Modernes" celebrada en París en 1925. No responde sin embargo a una etiqueta concreta que defina un estilo de muy marcadas características. En realidad, se trata solamente de un término que hizo fortuna para ser aplicado a diversas variantes expresadas en la arquitectura, el mobiliario, la joyería y la moda. El denominador común de este movimiento estético de los años veinte y treinta consiste en la tendencia a la línea recta y a la simetría con objeto de adaptar el diseño a las condiciones de producción en serie exigidas por la industria moderna. Por eso quizás la más genuina expresión del estilo sean los automóviles de la época en su versión más avanzada, como puedan apreciarse en las elegantes carrocerías de los Isotta Fraschini, Bugatti, Delahaye o Hispano Suiza de los años treinta. En el ART-DECO confluyen varias tendencias dentro de un mismo respeto a una estética coherente con los medios de producción. El cubismo en la pintura, la Bauhaus en el diseño, la arquitectura funcional de Le Corbusier y las ideas  estéticas de vanguardia como las de Jacques Ruhlman y Maurice Dufrene aportarían, cada uno dentro de su peculiar modo interpretativo, las ideas básicas del nuevo movimiento.No podemos olvidar la interesantísima aportación a esta nueva mente moderna y liberadora que hicieran los modistas y joyeros parisienses de los años veinte y treinta. Paul Poiret, cuyas ideas serían definitorias para la mujer y el uso de la falda muy corta y sombrero, Louis Cartier inventaría los aderezos desmontables y los adornos tan ligeros de diseño y estructura capaces de adaptarse a la piel como tejido. Coco Chanel, unos años más tarde, completaría esa moderna "arquitectura" de la moda borrando casi por completo caderas y busto como en un afán de convertir a la antigua burguesa  dedicada a las labores del hogar y al cuidado de los niños en una eterna adolescente: deportiva, emprendedora, escueta de formas y decididamente rebelde ante las viejas sumisiones. En el diseño de joyería, además de Louis Cartier, fueron muchos los que aportaron sus ideas al nuevo movimiento estético iniciado en 1925. Entre los más notables citaremos a Aucoc, Argy-Rousseau, Bagge, Bastard, Boucheron, Despres, Dunand, Fouquet, Lacloche, Mauboussin, Sandoz y las casas Van Cleef & Arpels y Black, Starr & Frost. Bueno, con esto, os podeís hacer una pequeña idea, de lo que fue, este movimiento, que hizo, que el mundo del arte, resurgiera en todas sus facetas.


                                                           Como podeís observar fue una joyería, que desde que se introdujo en el mercado, a partir de 1925, se pueden lucir hoy en día sin que se noten que son diseños de hace ya un siglo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario