domingo, 31 de octubre de 2010

Escenas de María, en la Pasión y Muerte de su Hijo.

La Virgen de la Esperanza pasa por ser la Dolorosa más antigua de cuantas procesionan en la Semana Santa malagueña.
Quizás esta longevidad, unida a la belleza suprema de la talla y a la unción religiosa que transmite su bendito rostro, sean motivos más que suficientes para comprender su popularidad.
Presenta el rostro alargado, nariz rectilínea y boca pequeña y sollozante.
El dramatismo se palpa en los pómulos enrojecidos por el llanto y en las cinco lágrimas que se derraman por sus mejillas.
(Texto de Imágenes de la Semana Santa de Málaga)
Todo tiene principio y fin, y cuando este llega, Ella, es, Nuestra Esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario